Sólo la Biblia

Los seres humanos tenemos ansias de conocer la verdad. Cuando se trata de comprender las doctrinas bíblicas generalmente buscamos a alguien que nos enseñe y creemos a menudo que la Iglesia es la que debe enseñarnos.

Eso estaría muy bien, lo que sucede es que hay literalmente miles de grupos religiosos, cada uno enseñando algo distinto. El problema que encontramos en esto es que tendemos a dejarnos guiar por quienes sólo muestran parte de lo que las Escrituras enseñan. Otra tendencia es la de creer ciegamente lo que un grupo predica o creemos lo que nuestro pastor cree. En muchos casos no hay derecho al disenso, se debe ser fiel (ciego) seguidor so pena de ser expulsado y esto coarta la libertad individual.

La iglesia es una institución humana de origen divino, por tanto, su humanidad la hace defectuosa. ¿Porqué no hurgamos en la Biblia para determinar lo que ella enseña?Mediante este blog pretendemos utilizar la tecnología para encontrar rápidamente todos los textos bíblicos sobre un determinado tema mediante el uso de determinadas palabras claves a fin de presentar el panorama completo sin la intervención de la subjetividad creada por comentaristas que traen consigo las enseñanzas que otros le hayan transmitido.

Un ejemplo del pensamiento tendencioso lo encontramos con el término “día del Señor” La casi totalidad de la cristiandad de inmediato lo refiere al domingo. Cuando investigamos dicho término con el buscador no apareció relacionado ni una sola vez con este día; sí muchísimas veces con referencia a un evento escatológico. ¿Quien dice lo correcto? ¿La iglesia o la Escritura?

No negamos la erudición de los grandes estudiosos, sin embargo sabemos que ni aun los doctores de la religión se ponen de acuerdo sobre ciertos temas.

Reuniendo todos los textos posibles dejaremos que la mente del lector recorra el pensamiento divino sin la intervención de tendencias religiosas y pueda sacar sus propias conclusiones. Incluso, en textos largos hemos evitado la división en versículos para que el pensamiento plasmado en las Sagradas Líneas no sufra interrupciones.

Iniciamos este ciclo esperando contribuir a un mejor conocimiento de la Palabra.

Oramos para que el Espíritu de Dios nos guíe a toda verdad.

Publicado en Doctrina bíblica | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La Segunda Venida de Cristo

Jehová es el Dios que viene

Entonces cantarán los árboles de los bosques delante de Jehová, Porque viene a juzgar la tierra. 1 Crónicas 16:33 1 Crónicas 16:32-34 (en Contexto)

Porque un momento será su ira, Pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría. Salmos 30:5 Salmos 30:4-6 (en Contexto)

El Señor se reirá de él; Porque ve que viene su día. Salmos 37:13  Salmos 37:12-14 (en Contexto)

Vendrá nuestro Dios, y no callará; Fuego consumirá delante de él, Y tempestad poderosa le rodeará. Salmos 50:3  Salmos 50:2-4 (en Contexto)

Tu reino es reino de todos los siglos, Y tu señorío en todas las generaciones. Salmos 145:13 Salmos 145:12-14 (en Contexto)

Alzará pendón a naciones lejanas, y silbará al que está en el extremo de la tierra; y he aquí que vendrá pronto y velozmente. Isaías 5:26 Isaías 5:25-27 (en Contexto)

Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará. Isaías 35:4  Isaías 35:3-5 (en Contexto)

He aquí que Jehová el Señor vendrá con poder, y su brazo señoreará; he aquí que su recompensa viene con él, y su paga delante de su rostro. Isaías 40:10  Isaías 40:9-11 (en Contexto)

Y vendrá el Redentor a Sion, y a los que se volvieren de la iniquidad en Jacob, dice Jehová. Isaías 59:20   Isaías 59:19-21 (en Contexto)

He aquí que Jehová hizo oír hasta lo último de la tierra: Decid a la hija de Sion: He aquí viene tu Salvador; he aquí su recompensa con él, y delante de él su obra. Isaías 62:11  Isaías 62:10-12 (en Contexto)

He aquí que vienen días, dice Jehová, en que castigaré a todo circuncidado, y a todo incircunciso; Jeremías 9:25  Jeremías 9:24-26 (en Contexto)

Cielos nuevos y tierra nueva

Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento. Isaías 65:17   Isaías 65:16-18 (en Contexto)

El fin de la Tierra predicha desde antiguo

Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Tú, hijo de hombre, así ha dicho Jehová el Señor a la tierra de Israel: El fin, el fin viene sobre los cuatro extremos de la tierra.

Así ha dicho Jehová el Señor: Un mal, he aquí que viene un mal. Viene el fin, el fin viene; se ha despertado contra ti; he aquí queviene. La mañana viene para ti, oh morador de la tierra; el tiempo viene, cercano está el día; día de tumulto, y no de alegría, sobre los montes.

Ahora pronto derramaré mi ira sobre ti, y cumpliré en ti mi furor, y te juzgaré según tus caminos; y pondré sobre ti tus abominaciones.

He aquí el día, he aquí que viene; ha salido la mañana; ha florecido la vara, ha reverdecido la soberbia. Ezequiel 7:1,2,5,7,10

Destrucción viene; y buscarán la paz, y no la habrá. Ezequiel 7:25  Ezequiel 7:24-26 (en Contexto)

He aquí viene, y se cumplirá, dice Jehová el Señor; este es el día del cual he hablado. Ezequiel 39:8  Ezequiel 39:7-9 (en Contexto)

Vino luego cerca de donde yo estaba; y con su venida me asombré, y me postré sobre mi rostro. Pero él me dijo: Entiende, hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo del fin. Daniel 8:17  Daniel 8:16-18 (en Contexto)

Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte; tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Jehová, porque está cercano.

Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra; como sobre los montes se extiende el alba, así vendrá un pueblo grande y fuerte; semejante a él no lo hubo jamás, ni después de él lo habrá en años de muchas generaciones. Joel 2:1 Joel 2:1-4 (en Contexto)

Dios vendrá de Temán, Y el Santo desde el monte de Parán. Selah Su gloria cubrió los cielos, Y la tierra se llenó de su alabanza. Habacuc 3:3  Habacuc 3:2-4 (en Contexto

He aquí, el día de Jehová viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos. Zacarías 14:1 Zacarías 14:1-3 (en Contexto)

He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores. Y vendré a vosotros para juicio; y seré pronto testigo contra los hechiceros y adúlteros, contra los que juran mentira, y los que defraudan en su salario al jornalero, a la viuda y al huérfano, y los que hacen injusticia al extranjero, no teniendo temor de mí, dice Jehová de los ejércitos. Malaquías 3: 1,2,5 Malaquías 3:4-6 (en Contexto)

El advenimiento del día de Jehová

Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Malaquías 4:1 Malaquías 4:1-3 (en Contexto)

Jesús es Rey y viene por segunda vez

Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras. Mateo 16:27 Mateo 16:26-28 (en Contexto)

Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, Manso, y sentado sobre una asna, Sobre un pollino, hijo de animal de carga. Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó;

Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! Mateo 21: 5,6,9 Mateo 211 -10 (en Contexto)

Y los que iban delante y los que venían detrás daban voces, diciendo: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!

¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene! ¡Hosanna en las alturas! Marcos 11:9,10  Marcos 11:8-11 (en Contexto)

tomaron ramas de palmera y salieron a recibirle, y clamaban: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel! No temas, hija de Sion; He aquí tu Rey viene, Montado sobre un pollino de asna. Juan 12: 13-15

Jesús predice la destrucción del templo

Jesús salió del templo y, cuando ya se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. Respondiendo él, les dijo: –¿Veis todo esto? De cierto os digo que no quedará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada.

Señales antes del fin

Estando él sentado[c] en el Monte de los Olivos,[d]los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: –Dinos, ¿cuándo serán estas cosas y qué señal habrá de tu venida y del fin del siglo? Respondiendo Jesús, les dijo:–Mirad que nadie os engañe, porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: “Yo soy el Cristo”, y a muchos engañarán. Oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca, pero aún no es el fin.

Se levantará nación contra nación y reino contra reino; y habrá pestes, hambres y terremotos en diferentes lugares. Pero todo esto es solo principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, os matarán y seréis odiados por todos por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se odiarán. Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Pero el que persevere hasta el fin, este será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin. »Por tanto, cuando veáis en el Lugar santo la abominación desoladora de la que habló el profeta Daniel –el que lee, entienda–, entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. Pero ¡ay de las que estén encinta y de las que críen en aquellos días! Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en sábado, porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fueran acortados, nadie sería salvo; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. »Entonces, si alguno os dice: “Mirad, aquí está el Cristo”, o “Mirad, allí está”, no lo creáis, porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si es posible, aun a los escogidos. Ya os lo he dicho antes. Así que, si os dicen: “Mirad, está en el desierto”, no salgáis; o “Mirad, está en los aposentos”, no lo creáis, porque igual que el relámpago sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del hombre. Dondequiera que esté el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas.

La venida del Hijo del hombre

»Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del hombre en el cielo, y todas las tribus de la tierra harán lamentación cuando vean al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.  Enviará sus ángeles con gran voz de trompeta y juntarán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

»De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. De cierto os digo que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

»Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino solo mi Padre.

Pero como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre, pues como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre. Entonces estarán dos en el campo: uno será tomado y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino: una será tomada y la otra será dejada. »Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiera a qué hora el ladrón habría de venir, velaría y no lo dejaría entrar en su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora que no pensáis.

La fidelidad en el servicio

»¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, lo halle haciendo así. De cierto os digo que sobre todos sus bienes lo pondrá. Pero si aquel siervo malo dice en su corazón: “Mi señor tarda en venir”, y comienza a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que este no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 24

Jesús predice la destrucción del templo

Al salir Jesús del templo, le dijo uno de sus discípulos: –Maestro, ¡mira qué piedras y qué edificios! Jesús, respondiendo, le dijo:

–¿Ves estos grandes edificios? No quedará piedra sobre piedra que no sea derribada.

Señales antes del fin

Y se sentó en el Monte de los Olivos, frente al templo. Entonces Pedro, Jacobo, Juan y Andrés le preguntaron aparte:–Dinos, ¿cuándo serán estas cosas? ¿Y qué señal habrá cuando todas estas cosas hayan de cumplirse?  Jesús, respondiéndoles, comenzó a decir: –Mirad que nadie os engañe, porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: “Yo soy el Cristo”; y engañarán a muchos. Pero cuando oigáis de guerras y de rumores de guerras, no os turbéis, porque es necesario que así suceda; pero aún no es el fin, pues se levantará nación contra nación y reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son estos. »Pero cuidad de vosotros mismos, porque os entregarán a los concilios,[d] y en las sinagogas os azotarán; y delante de gobernadores y de reyes os llevarán por causa de mí, para testimonio a ellos. Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones. Pero cuando os lleven para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os sea dado en aquella hora, eso hablad, porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo. El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y se levantarán los hijos contra los padres, y los matarán. Y seréis odiados por todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, este será salvo. »Pero cuando veáis la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel, puesta donde no debe estar (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda a la casa ni entre para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás a tomar su capa. ¡Ay de las que estén encinta y de las que críen en aquellos días! Orad, pues, para que vuestra huida no sea en invierno, porque aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios hizo, hasta este tiempo, ni la habrá. Y si el Señor no hubiera acortado aquellos días, nadie sería salvo; pero por causa de los escogidos que él eligió, acortó aquellos días. »Entonces, si alguno os dice: “Mirad, aquí está el Cristo” o “Mirad, allí está”, no le creáis, porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios para engañar, si fuera posible, aun a los escogidos. Pero vosotros ¡tened cuidado! Os lo he dicho todo de antemano.

La venida del Hijo del hombre

»Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá y la luna no dará su resplandor. Las estrellas caerán del cielo y las potencias que están en los cielos serán conmovidas. Entonces verán al Hijo del hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria.  Entonces enviará a sus ángeles y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo. »De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. De cierto os digo que no pasará esta generación sin que todo esto acontezca.  El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. »Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre. Mirad, velad y orad, porque no sabéis cuándo será el tiempo. Es como el hombre que, yéndose lejos, dejó su casa, dio autoridad a sus siervos, a cada uno le dio un trabajo y al portero mandó que velara. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, a la medianoche, al canto del gallo o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: ¡Velad! Marcos 13

La puerta estrecha

Pasaba Jesús por ciudades y aldeas, enseñando, mientras se encaminaba a Jerusalén. Alguien preguntó:–Señor, ¿son pocos los que se salvan?  Él les dijo: –Esforzaos a entrar por la puerta angosta, porque os digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: “Señor, Señor, ábrenos”, él, respondiendo, os dirá: “No sé de dónde sois”. Entonces comenzaréis a decir: “Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste”. Pero os dirá: “Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad”. Allí será el llanto y el crujir de dientes,[r] cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos. Vendrán gentes del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos.  Lucas 13: 22-30

La venida del Reino

Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia,

Y dijo a sus discípulos: Tiempo vendrá cuando desearéis ver uno de los días del Hijo del Hombre, y no lo veréis. Lucas 17: 20,22  Lucas 17:21-23 (en Contexto)

La venida del Reino

Preguntado por los fariseos cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: –El reino de Dios no vendrá con advertencia, ni dirán: “Helo aquí”, o “Helo allí”, porque el reino de Dios está entre vosotros. Y dijo a sus discípulos:  –Tiempo vendrá cuando desearéis ver uno de los días del Hijo del hombre[n] y no lo veréis. Y os dirán: “Helo aquí” o “Helo allí”. No vayáis ni los sigáis, porque como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del hombre en su día. Pero primero es necesario que padezca mucho y sea desechado por esta generación. Como fue en los días de Noé,[p] así también será en los días del Hijo del hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca y vino el diluvio y los destruyó a todos. Asimismo, como sucedió en los días de Lot,[q] cuando comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del hombre se manifieste. »En aquel día, el que esté en la azotea[r] y tenga sus bienes en casa, no descienda a tomarlos; y el que esté en el campo, asimismo no vuelva atrás. Acordaos de la mujer de Lot. Todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda, la salvará. »Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama: el uno será tomado y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo juntas: la una será tomada y la otra dejada. Dos estarán en el campo: el uno será tomado y el otro dejado. Respondiendo, le dijeron: –¿Dónde, Señor?  Él les dijo:  –Donde esté el cuerpo, allí se juntarán también las águilas. Lucas 17: 20-37

Jesús predice la destrucción del templo

A unos que hablaban de que el templo estaba adornado de hermosas piedras y ofrendas votivas, dijo: –En cuanto a estas cosas que veis, días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida.

Señales antes del fin

Le preguntaron, diciendo: –Maestro, ¿cuándo será esto? ¿y qué señal habrá cuando estas cosas estén para suceder? Él entonces dijo: –Mirad que no seáis engañados, porque vendrán muchos en mi nombre diciendo: “Yo soy el Cristo” y: “El tiempo está cerca”. Pero no vayáis en pos de ellos. Cuando oigáis de guerras y de revueltas, no os alarméis, porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente. Entonces añadió: –Se levantará nación contra nación y reino contra reino;  habrá grandes terremotos y, en diferentes lugares, hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo. »Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, os perseguirán, os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre. Pero esto os será ocasión para dar testimonio.

Proponeos en vuestros corazones no pensar antes cómo habréis de responder en vuestra defensa, porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan. Seréis entregados aun por vuestros padres, hermanos, parientes y amigos; y matarán a algunos de vosotros. Seréis odiados por todos por causa de mi nombre, pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá. Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas. »Pero cuando veáis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado. Entonces los que estén en Judea huyan a los montes; y los que estén en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos no entren en ella, porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. Pero ¡ay de las que estén encinta y de las que críen en aquellos días!, porque habrá gran calamidad en la tierra e ira sobre este pueblo. Caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.

La venida del Hijo del hombre

»Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas. Los hombres quedarán sin aliento por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra, porque las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces verán al Hijo del hombre que vendrá en una nube con poder y gran gloria. Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca. También les dijo una parábola: «Mirad la higuera y todos los árboles. Cuando veis que ya brotan, sabéis por vosotros mismos que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios. »De cierto os digo que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. »Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y de embriaguez y de las preocupaciones de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día, porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de la tierra. Velad, pues, orando en todo tiempo que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del hombre». De día enseñaba en el templo y por la noche salía y se quedaba en el monte que se llama de los Olivos. Y todo el pueblo acudía a él por la mañana para oírlo en el templo. – Lucas 21: 5-38

Jesús regresará así como ascendió

los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. Hechos 1:11  Hechos 1:10-12 (en Contexto)

de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo;el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. 1 Corintios 1: 7,8 1 Corintios 1:7-9 (en Contexto)

El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema. El Señor viene. 1 Corintios 16:22  1 Corintios 16:21-23 (en Contexto)

estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; Filipenses 1:6 Filipenses 1:5-7 (en Contexto)

para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, Filipenses 1:10  Filipenses 1:9-11 (en Contexto)

para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Filipenses 2: 10,11 Filipenses 2:10-12 (en Contexto)

asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado. Filipenses 2:16 Filipenses 2:15-17 (en Contexto)

Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? 1 Tesalonicenses 2:19 1 Tesalonicenses 2:18-20 (en Contexto)

Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros, para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos. 1 Tesalonicenses 3:12,13 1 Tesalonicenses 3:11-14 (en Contexto)

La venida del Señor

Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 1 Tesalonicenses 4:12-17

Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. 1 Tesalonicenses 5:2,3 1 Tesalonicenses 5:2-4 (en Contexto)

Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 1 Tesalonicenses 5:23  1 Tesalonicenses 5:22-24 (en Contexto)

Dios juzgará a los pecadores en la venida de Cristo

Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis. Es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, mientras que a vosotros, los que sois atribulados, daros reposo junto con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder,  en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Estos sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron; y vosotros habéis creído en nuestro testimonio. para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.  2 Tesalonicenses 1:5-10,12

Manifestación del hombre de pecado

Con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu ni por palabra ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. ¡Nadie os engañe de ninguna manera!, pues no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto, que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. ¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Ya está en acción el misterio de la iniquidad; solo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel impío, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca y destruirá con el resplandor de su venida. El advenimiento de este impío, que es obra de Satanás, irá acompañado de hechos poderosos, señales y falsos milagros, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.  2 Tesalonicenses 2:1-12

que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo, la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, 1 Timoteo 6:14,15 1 Timoteo 6:14-16 (en Contexto)

Carácter de los hombres en los postreros días

También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2 Timoteo 3:1 2 Timoteo 3:1-3 (en Contexto)

Predica la palabra

Te encarezco delante de Dios y del SeñorJesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, 2 Timoteo 4:1-3 (en Contexto)

Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,…Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. 2 Timoteo 4:3,8  2 Timoteo 4:7-9 (en Contexto)

Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Hebreos 10:30,37 Hebreos 10:36-38 (en Contexto)

Sed pacientes y orad

Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.

Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca. Santiago 5:8 Santiago 5:7-9 (en Contexto)

Testigos presenciales de la gloria de Cristo

Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro SeñorJesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad. 2 Pedro 1:16 2 Pedro 1:15-17 (en Contexto)

Falsos profetas y falsos maestros

Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina….sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio;y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores, mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor. 2 Pedro 2:1,9-11

El día del Señor vendrá

Amados, esta es la segunda carta que os escribo. En ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento, para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador, dado por vuestros apóstoles. Sabed ante todo que en los últimos días vendrán burladores, andando según sus propias pasiones y diciendo: «¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación». Estos ignoran voluntariamente que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua. Pero los cielos y la tierra que existen ahora están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. Pero, amados, no ignoréis que, para el Señor, un día es como mil años y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche. Entonces los cielos pasarán con gran estruendo, los elementos ardiendo serán deshechos y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. Por eso, amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprochables, en paz. 2 Pedro 3: 1-15

Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados. 1 Juan 2:28 1 Juan 2:27-29 (en Contexto

He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.  Apocalipsis 1: 7 Apocalipsis 1:6-8 (en Contexto)

Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido. Apocalipsis 2:5 Apocalipsis 2:4-6 (en Contexto) Apocalipsis 2 (Todo el Capitulo)

Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. Apocalipsis 2:16 Apocalipsis 2:15-17 (en Contexto)

He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. Apocalipsis 3:11 Apocalipsis 3:10-12 (en Contexto

Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta, Apocalipsis 1:10 Apocalipsis 1:9-11 (en Contexto)

Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles. Apocalipsis 17:14 Apocalipsis 17:13-15 (en Contexto)

por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga. Apocalipsis 18:8 Apocalipsis 18:7-9 (en Contexto)

Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Apocalipsis 20:4 Apocalipsis 20:3-5 (en Contexto)

¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro. Apocalipsis 22:7 Apocalipsis 22:6-8 (en Contexto)

He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. Apocalipsis 22:12 Apocalipsis 22:11-13 (en Contexto)

El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús. Apocalipsis 22:20 Apocalipsis 22:19-21 (en Contexto)

Investigación realizada con ayuda de http://www.biblegateway.com

Publicado en Doctrina bíblica, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Los Diezmos y las Ofrendas en el Nuevo Testamento

¿Qué nos dice el Nuevo Testamento acerca de los diezmos y ofrendas? Hay grupos que practican el diezmo y otros no. Olvidémonos de los análisis teológicos y dejemos que la Palabra de Dios responda.

Diezmar era una costumbre en los tiempos de Jesús

Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido. Lucas 18: 10-14

Los principales sacerdotes, tomando las piezas de plata, dijeron: No es lícito echarlas en el tesoro de las ofrendas, porque es precio de sangre. Mateo 27:6 Mateo 27:5-7 (en Contexto)

¿Quiénes recibían los diezmos?

Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre. Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín. Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham. Pero aquel cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas. Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor. Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive. Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví, que recibe los diezmos; porque aún estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro. Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley; Hebreos 7: 1-12

Jesús y la ofrenda

Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante. Mateo 5:23-26

Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente. Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció. Entonces Jesús le dijo: Mira, no lo digas a nadie; sino ve, muéstrate al sacerdote, y presenta la ofrenda que ordenó Moisés, para testimonio a ellos. Mateo 8: 1-4

Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo: ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan. Respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición. Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres. Mateo 15: 1-9

También decís: Si alguno jura por el altar, no es nada; pero si alguno jura por la ofrenda que está sobre él, es deudor. ¡Necios y ciegos! porque ¿cuál es mayor, la ofrenda, o el altar que santifica la ofrenda? Mateo 23:19-20

Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte, Marcos 7:11 Marcos 7:10-12 (en Contexto)

Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento. Marcos 12: 41-44

Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas. Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía. Y a unos que hablaban de que el templo estaba adornado de hermosas piedras y ofrendas votivas, dijo: En cuanto a estas cosas que veis, días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra, que no sea destruida. Lucas 21: 1-6

Estas palabras habló Jesús en el lugar de las ofrendas, enseñando en el templo; y nadie le prendió, porque aún no había llegado su hora. Juan 8:20 Juan 8:19-21 (en Contexto)

Pablo y las ofrendas

Y al día siguiente Pablo entró con nosotros a ver a Jacobo, y se hallaban reunidos todos los ancianos; a los cuales, después de haberles saludado, les contó una por una las cosas que Dios había hecho entre los gentiles por su ministerio. Cuando ellos lo oyeron, glorificaron a Dios, y le dijeron: Ya ves, hermano, cuántos millares de judíos hay que han creído; y todos son celosos por la ley.  Pero se les ha informado en cuanto a ti, que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles a apostatar de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos, ni observen las costumbres. ¿Qué hay, pues? La multitud se reunirá de cierto, porque oirán que has venido. Haz, pues, esto que te decimos: Hay entre nosotros cuatro hombres que tienen obligación de cumplir voto. Tómalos contigo, purifícate con ellos, y paga sus gastos para que se rasuren la cabeza;(C) y todos comprenderán que no hay nada de lo que se les informó acerca de ti, sino que tú también andas ordenadamente, guardando la ley. Pero en cuanto a los gentiles que han creído, nosotros les hemos escrito determinando que no guarden nada de esto; solamente que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación. Entonces Pablo tomó consigo a aquellos hombres, y al día siguiente, habiéndose purificado con ellos, entró en el templo, para anunciar el cumplimiento de los días de la purificación, cuando había de presentarse la ofrenda por cada uno de ellos. Hechos 21: 18-26

Pero pasados algunos años, vine a hacer limosnas a mi nación y presentar ofrendas. Hechos 24:17  Hechos 24:16-18 (en Contexto)

Los gentiles son ofrenda de Pablo para Dios

…para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo. Romanos 15:16 Romanos 15:15-17 (en Contexto)

La iglesia recogía ofrendas para los pobres

Porque Macedonia y Acaya tuvieron a bien hacer una ofrenda para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén. Romanos 15:26 Romanos 15:25-27 (en Contexto)

Nuestro cuerpo debe ser ofrenda para Dios

Por lo tanto, hermanos,  os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo,  agradable a Dios,  que es vuestro verdadero culto. No os conforméis a este mundo,  sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,  para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios,  agradable y perfecta. Romanos 12: 1,2

El servicio de Pablo como predicador y evangelista es considerada un ofrenda

para que sea librado de los rebeldes que están en Judea, y que la ofrenda de mi servicio a los santos en Jerusalén sea acepta; Romanos 15:31 Romanos 15:30-32 (en Contexto)

Pablo ordena recoger ofrendas a las iglesias cada primer día de la semana

[ La ofrenda para los santos ] En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. 1 Corintios 16:1-3 (en Contexto)

Pablo habla de las ofrendas de los santos

Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos. Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios; de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia. Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia. No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro. Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos. Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, que comenzasteis antes, no sólo a hacerlo, sino también a quererlo, desde el año pasado. Ahora, pues, llevad también a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis. Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene. Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez, sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad, como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos. Pero gracias a Dios que puso en el corazón de Tito la misma solicitud por vosotros. Pues a la verdad recibió la exhortación; pero estando también muy solícito, por su propia voluntad partió para ir a vosotros. Y enviamos juntamente con él al hermano cuya alabanza en el evangelio se oye por todas las iglesias;  y no sólo esto, sino que también fue designado por las iglesias como compañero de nuestra peregrinación para llevar este donativo, que es administrado por nosotros para gloria del Señor mismo, y para demostrar vuestra buena voluntad; evitando que nadie nos censure en cuanto a esta ofrenda abundante que administramos, procurando hacer las cosas honradamente, no sólo delante del Señor sino también delante de los hombres. Enviamos también con ellos a nuestro hermano, cuya diligencia hemos comprobado repetidas veces en muchas cosas, y ahora mucho más diligente por la mucha confianza que tiene en vosotros. En cuanto a Tito, es mi compañero y colaborador para con vosotros; y en cuanto a nuestros hermanos, son mensajeros de las iglesias, y gloria de Cristo. Mostrad, pues, para con ellos ante las iglesias la prueba de vuestro amor, y de nuestro gloriarnos respecto de vosotros.   2 Corintios 8

El sacrificio de Cristo es ofrenda a Dios

Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. Efesios 5:2 Efesios 5:1-3 (en Contexto)

Los sumos sacerdotes presentaban ofrenda

Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados; Hebreos 5:1 Hebreos 5:1-3 (en Contexto)

Porque todo sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tenga algo que ofrecer. Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley; – Hebreos 8: 3-4  Hebreos 8:3-5 (en Contexto)

Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto, Hebreos 9:9 Hebreos 9:8-10 (en Contexto)

Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo. Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley), Hebreos 10: 5,8 Hebreos 10:4-9 (en Contexto)

Somos santificados por la ofrenda de Cristo

En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados. Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado. Hebreos 10:10,14,18 Hebreos 10:17-19 (en Contexto)

La fe es lo que hace aceptable la ofrenda

Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella. Hebreos 11:4 Hebreos 11:3-5 (en Contexto)

Conclusiones

1 – Los judíos diezmaban en tiempo de Jesús.

2 El diezmo no nos hace justos.

3 Los diezmos y las ofrendas eran dados a los sacerdotes y llevados al templo.

4 Una vida correcta es más importante que el llevar ofrendas.

5 Quien anda en deudas es preferible que se ponga a cuentas antes de ofrendar.

6 Es mejor honrar a los padres que ofrendar mientras los descuidamos.

7 La ofrenda de la viuda enseña que Dios prefiere un corazón sincero y que hemos de dar con liberalidad.

8 Pablo guardó las costumbres de las ofrendas de la Ley porque era judío.

9 “los gentiles que han creído, nosotros les hemos escrito determinando que no guarden nada de esto; solamente que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación.”

10 Los gentiles son ofrenda de Pablo para Dios. Por extensión, cuando llevamos a una persona a Cristo estamos llevando una ofrenda.

11 La iglesia recogía ofrendas para los pobres.

12 Nuestro cuerpo entero es sacrificio (ofrenda) viva para Dios.

13 Pablo hacía ofrenda de servicio cuando ministraba la iglesia.

14 Las ofrendas deben ser recogidas el primer día de la semana.

15 La ofrenda es una porción aparte.

16 La cantidad es según haya prosperado.

17 La generosidad es característica del cristiano.

18 El cristiano se da por entero a Dios.

19 Servir a nuestros hermanos es un privilegio.

20 Se da según lo que se tiene.

21 La abundancia de unos ha de suplir la necesidad de otros para que haya igualdad.

22 Las ofrendas son muestra de amor y buena voluntad.

23 Se debe ser honrado en el manejo de las ofrendas.

24 Cristo es ofrenda a Dios.

24 En el Nuevo Testamento no hay mandamiento para diezmar u ofrendar. Las ofrendas son voluntarias (de buena voluntad) y nacen de un corazón agradecido y solidario.

25 Las antiguas ofrendas pertenecen a la Ley, por la ofrenda de Cristo somos santificados.

26 La fe es lo que hace aceptable una ofrenda.

Publicado en Doctrina bíblica | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Cuál es el día del Señor

¿Cuál es el día del Señor?

 

Un dominical dice que el domingo es el día del Señor, un sabatario dice que es el sábado. Nos olvidamos de razonamientos humanos y enseñanzas de grupos religiosos e investigamos qué dice la Biblia.

He aquí la Biblia misma respondiendo:

Aquel día quitará el Señor el atavío del calzado, las redecillas, las lunetas, Isaías 3:18

En aquel día el Señor raerá con navaja alquilada, con los que habitan al otro lado del río, esto es, con el rey de Asiria, cabeza y pelo de los pies, y aun la barba también quitará. Isaías 7:20

Porque día es de alboroto, de angustia y de confusión, de parte del Señor, Jehová de los ejércitos, en el valle de la visión, para derribar el muro, y clamar al monte. Isaías 22: 5 Isaías 22:4-6 (en Contexto)

¡Cómo oscureció el Señor en su furor a la hija de Sion! Derribó del cielo a la tierra la hermosura de Israel, Y no se acordó del estrado de sus pies en el día de su furor. Lamentaciones 2:1

Y haré notorio mi santo nombre en medio de mi pueblo Israel, y nunca más dejaré profanar mi santo nombre; y sabrán las naciones que yo soy Jehová, el Santo en Israel. He aquí viene, y se cumplirá, dice Jehová el Señor; este es el día del cual he hablado. Y los moradores de las ciudades de Israel saldrán, y encenderán y quemarán armas, escudos, paveses, arcos y saetas, dardos de mano y lanzas; y los quemarán en el fuego por siete años. Ezequiel 39: 7-9

¡Ay del día!  porque cercano está el día de Jehová,  y vendrá como destrucción por el Todopoderoso. Joel 1: 15

Tocad trompeta en Sion,  y dad alarma en mi santo monte;  tiemblen todos los moradores de la tierra,  porque viene el día de Jehová,  porque está cercano. Día de tinieblas y de oscuridad,  día de nube y de sombra;  como sobre los montes se extiende el alba,  así vendrá un pueblo grande y fuerte;  semejante a él no lo hubo jamás,  ni después de él lo habrá en años de muchas generaciones. Joel 2: 1,2

El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto; Hechos 2:20

el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús. 1 Corintios 5:5 1 Corintios 5:4-6 (en Contexto)

como también en parte habéis entendido que somos vuestra gloria, así como también vosotros la nuestra, para el día del Señor Jesús. 2 Corintios 1:14 2 Corintios 1:13-15 (en Contexto)

Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; 1 Tesalonicenses 5:2 1 Tesalonicenses 5:1-3 (en Contexto)

que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. 2 Tesalonicenses 2:2

sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio; 2 Pedro 2:9

Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. 2 Pedro 3:10 2 Pedro 3:9-11 (en Contexto)

Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta, Apocalipsis 1:10

Esta es, queridos hermanos, la segunda carta que les escribo. En las dos he querido, con mis consejos, hacerlos pensar rectamente.

Acuérdense de lo que en otro tiempo dijeron los santos profetas; y del mandamiento del Señor y Salvador, que los apóstoles les enseñaron a ustedes.

Sobre todo tengan esto en cuenta: que en los días últimos vendrá gente que vivirá de acuerdo con sus propios malos deseos, y que en son de burla preguntará: “¿Qué pasó con la promesa de que Cristo iba a volver? Ya murieron nuestros padres, y todo sigue igual desde que el mundo fue creado.”

Esa gente no quiere darse cuenta de que desde tiempos antiguos ya existía el cielo, y también la tierra, que Dios con su palabra hizo salir del agua y la mantiene en medio del agua. También por medio del agua del diluvio fue destruido el mundo de entonces.

Pero los cielos y la tierra que ahora existen, están reservados para el fuego por el mismo mandato de Dios. Ese fuego los quemará en el día del juicio y de la perdición de los malos.

Además, queridos hermanos, no olviden que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.

No es que el Señor se tarde en cumplir su promesa, como algunos suponen, sino que tiene paciencia con ustedes, pues no quiere que nadie muera, sino que todos se vuelvan a Dios.

Pero el día del Señor vendrá como un ladrón. Entonces los cielos se desharán con un ruido espantoso, los elementos serán destruidos por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, quedará sometida al juicio de Dios.

Puesto que todo va a ser destruido de esa manera, ¡con cuánta santidad y devoción deben vivir ustedes!

Esperen la llegada del día de Dios, y hagan lo posible por apresurarla. Ese día los cielos serán destruidos por el fuego, y los elementos se derretirán entre las llamas; pero nosotros esperamos el cielo nuevo y la tierra nueva que Dios ha prometido, en los cuales todo será justo y bueno.

Por eso, queridos hermanos, mientras esperan estas cosas, hagan todo lo posible para que Dios los encuentre en paz, sin mancha ni culpa. 2 Pedro 3:1-14

 

El día de Jehová

Bienaventurado el que piensa en el pobre; En el día malo lo librará Jehová. Salmos 41:1

Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, Y aun al impío para el día malo. Proverbios 16:4

Porque día de Jehová de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, sobre todo enaltecido, y será abatido; Isaías 2:12 Isaías 2:11-13 (en Contexto)

La altivez del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y solo Jehová será exaltado en aquel día. Isaías 2:17 Isaías 2:16-18 (en Contexto)

Acontecerá en aquel día, que trillará Jehová desde el río Éufrates hasta el torrente de Egipto, y vosotros, hijos de Israel, seréis reunidos uno a uno. Isaías 27:12 Isaías 27:11-13 (en Contexto)

Acontecerá también en aquel día, que se tocará con gran trompeta, y vendrán los que habían sido esparcidos en la tierra de Asiria, y los que habían sido desterrados a Egipto, y adorarán a Jehová en el monte santo, en Jerusalén. Isaías 27:13 Isaías 27:12-13 (en Contexto) Isaías 27

Porque es día de venganza de Jehová, año de retribuciones en el pleito de Sion. Isaías 34:8  Isaías 34:7-9 (en Contexto)

a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; Isaías 61:2 Isaías 61:1-3 (en Contexto)

He aquí que vienen días, dice Jehová, en que castigaré a todo circuncidado, y a todo incircunciso; Jeremías 9:25 Jeremías 9:24-26 (en Contexto)

¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino? Mirad, y ved si hay dolor como mi dolor que me ha venido; Porque Jehová me ha angustiado en el día de su  ardiente furor. Lamentaciones 1:12 Lamentaciones 1:11-13 (en Contexto)

¡Cómo oscureció el Señor en su furor a la hija de Sion! Derribó del cielo a la tierra la hermosura de Israel, Y no se acordó del estrado de sus pies en el día de su furor. Lamentaciones 2:1 Lamentaciones 2:1-3 (en Contexto)

Hijo de hombre, profetiza, y di: Así ha dicho Jehová el Señor: Lamentad: !!Ay de aquel día! Porque cerca está el día, cerca está el día de Jehová; día de nublado, día de   castigo de las naciones será. Ezequiel 30: 2,3 Ezequiel 30:1-4 (en Contexto)

¡Ay del día! porque cercano está el día de Jehová, y vendrá como destrucción por el Todopoderoso. Joel 1:15 Joel 1:14-16 (en Contexto) 

Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte; tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Jehová, porque está cercano. Joel 2:1 Joel 2:1-3 (en Contexto) 

Y Jehová dará su orden delante de su ejército; porque muy grande es su campamento; fuerte es el que ejecuta su orden; porque grande es el día de Jehová, y muy terrible; ¿quién podrá soportarlo? Joel 2:11 Joel 2:10-12 (en Contexto) 

El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová. Joel 2:31 Joel 2:30-32 (en Contexto)

Porque he aquí que en aquellos días, y en aquel tiempo en que haré volver la cautividad de Judá y de Jerusalén, Joel 3:1 Joel 3:1-3 (en Contexto)

Muchos pueblos en el valle de la decisión; porque cercano está el día de Jehová en el valle de la decisión. Joel 3:14 Joel 3:13-15 (en Contexto)

El esforzado de entre los valientes huirá desnudo aquel día, dice Jehová.  Amós 2:16 Amós 2:15-16 (en Contexto)

¡Ay de los que desean el día de Jehová! ¿Para qué queréis este día de Jehová? Será de tinieblas, y no de luz; Amós 5:18 Amós 5:17-19 (en Contexto)

¿No será el día de Jehová tinieblas, y no luz; oscuridad, que no tiene resplandor? Amós 5:20 Amós 5:19-21 (en Contexto)

Y los cantores del templo gemirán en aquel día, dice Jehová el Señor; muchos serán los cuerpos muertos; en todo lugar los echarán fuera en silencio. Amós 8:2-4 (en Contexto) Amós 8:3

Acontecerá en aquel día, dice Jehová el Señor, que haré que se ponga el sol a mediodía, y cubriré de tinieblas la tierra en el día claro. Amós 8:9 Amós 8:8-10 (en Contexto) 

Porque cercano está el día de Jehová sobre todas las naciones; como tú hiciste se hará contigo; tu recompensa volverá sobre tu cabeza. Abdías 1:15 Abdías 1:14-16 (en Contexto) 

En aquel día, dice Jehová, juntaré la que cojea, y recogeré la descarriada, y a la que afligí; Miqueas 4:6 Miqueas 4:5-7 (en Contexto)

Acontecerá en aquel día, dice Jehová, que haré matar tus caballos de en medio de ti, y haré destruir tus carros. Miqueas 5:10 Miqueas 5:9-11 (en Contexto) 

Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían. Nahúm 1:7 Nahúm 1:6-8 (en Contexto) 

Calla en la presencia de Jehová el Señor, porque el día de Jehová está cercano; porque Jehová ha preparado sacrificio, y ha dispuesto a sus convidados. Sofonías 1:7 Sofonías 1:6-8 (en Contexto)

Y en el día del sacrificio de Jehová castigaré a los príncipes, y a los hijos del rey, y a todos los que visten vestido extranjero. Sofonías 1:8 Sofonías 1:7-9 (en Contexto)

Y habrá en aquel día, dice Jehová, voz de clamor desde la puerta del Pescado, y aullido desde la segunda puerta, y gran quebrantamiento desde los collados. Sofonías 1:10 Sofonías 1:9-11 (en Contexto)

Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente. Sofonías 1:14 Sofonías 1:13-15 (en Contexto)

Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra. Sofonías 1:18 Sofonías 1:17-18 (en Contexto)

antes que tenga efecto el decreto, y el día se pase como el tamo; antes que venga sobre vosotros el furor de la ira de Jehová, antes que el día de la ira de Jehová venga sobre vosotros. Buscad a Jehová todos los humildes de la tierra, los que pusisteis por obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre; quizá seréis guardados en el día del enojo de Jehová. Sofonías 2: 2,3 Sofonías 2:1-4 (en Contexto)

Por tanto, esperadme, dice Jehová, hasta el día que me levante para juzgaros; porque mi determinación es reunir las naciones, juntar los reinos, para derramar sobre ellos mi enojo, todo el ardor de mi ira; por el fuego de mi celo será consumida toda la tierra. Sofonías 3:8 Sofonías 3:7-9 (en Contexto)

En aquel día, dice Jehová, heriré con pánico a todo caballo, y con locura al jinete; mas sobre la casa de Judá abriré mis ojos, y a todo caballo de los pueblos heriré con ceguera. Zacarías 12:4 Zacarías 12:3-5 (en Contexto)

En aquel día Jehová defenderá al morador de Jerusalén; el que entre ellos fuere débil, en aquel tiempo será como David; y la casa de David como Dios, como el ángel de Jehová delante de ellos. Zacarías 12:8 Zacarías 12:7-9 (en Contexto)

Y en aquel día, dice Jehová de los ejércitos, quitaré de la tierra los nombres de las imágenes, y nunca más serán recordados; y también haré cortar de la tierra a los profetas y al espíritu de inmundicia. Zacarías 13:2 Zacarías 13:1-3 (en Contexto)

He aquí, el día de Jehová viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos. Zacarías 14:1 Zacarías 14:1-3 (en Contexto) 

Será un día, el cual es conocido de Jehová, que no será ni día ni noche; pero sucederá que al caer la tarde habrá luz. Zacarías 14:7 Zacarías 14:6-8 (en Contexto)

Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre. Zacarías 14:9 Zacarías 14:8-10 (en Contexto)

Y acontecerá en aquel día que habrá entre ellos gran pánico enviado por Jehová; y trabará cada uno de la mano de su compañero, y levantará su mano contra la mano de su compañero. Zacarías 14:13 Zacarías 14:12-14 (en Contexto)

En aquel día estará grabado sobre las campanillas de los caballos: SANTIDAD A JEHOVÁ; y las ollas de la casa de Jehová serán como los tazones del altar.

Y toda olla en Jerusalén y Judá será consagrada a Jehová de los ejércitos; y todos los que sacrificaren vendrán y tomarán de ellas, y cocerán en ellas; y no habrá en aquel día más mercader en la casa de Jehová de los ejércitos. Zacarías 14:21 Zacarías 14:19-22 (en Contexto)

Habéis hecho cansar a Jehová con vuestras palabras. Y decís: ¿En qué le hemos cansado? En que decís: Cualquiera que hace mal agrada a Jehová, y en los tales se complace; o si no, ¿dónde está el Dios de justicia? Malaquías 2:17 Malaquías 2:16-17 (en Contexto)

Y será grata a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, y como en los años antiguos. Malaquías 3:4 Malaquías 3:3-5 (en Contexto) 

Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mas dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos? Malaquías 3:7 Malaquías 3:6-8 (en Contexto)

Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve. Malaquías 3:17 Malaquías 3:16-18 (en Contexto)

[ El advenimiento del día de Jehová ] Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Malaquías 4:1 Malaquías 4:1-3 (en Contexto)

Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos. Malaquías 4:3 Malaquías 4:2-4 (en Contexto)

He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. Malaquías 4:5 Malaquías 4:4-6 (en Contexto) 

Porque Dios ha fijado un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por medio de un hombre que él ha escogido; y de ello dio pruebas a todos cuando lo resucitó. Hechos 17: 31

 

El día de reposo

Fueron,  pues,  acabados los cielos y la tierra,  y todo lo que hay en ellos. El séptimo día concluyó Dios la obra que hizo,  y reposó el séptimo día de todo cuanto había hecho. Entonces bendijo Dios el séptimo día  y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación. Génesis 2: 1-3

Él les dijo: –Esto es lo que ha dicho Jehová: “Mañana es sábado, el día de reposo consagrado a Jehová; lo que tengáis que cocer, cocedlo hoy, y lo que tengáis que cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobre, guardadlo para mañana”. Éxodo 16:23 Éxodo 16:22-24 (en Contexto)

Acuérdate del sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, pero el séptimo día es de reposo para Jehová,  tu Dios;  no hagas en él obra alguna,[11]  tú,  ni tu hijo,  ni tu hija,  ni tu siervo,  ni tu criada,  ni tu bestia,  ni el extranjero que está dentro de tus puertas, porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra,  el mar,  y todas las cosas que en ellos hay,  y reposó en el séptimo día;  por tanto,  Jehová bendijo el sábado y lo santificó. . Éxodo 20: 8-11

“Si retraes del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo,  y lo llamas  “delicia”,  “santo”,  “glorioso de Jehová”,  y lo veneras, no andando en tus propios caminos ni buscando tu voluntad ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová.  Yo te haré subir sobre las alturas de la tierra y te daré a comerla heredad de tu padre Jacob.  La boca de Jehová lo ha hablado”. Isaías 58: 13-14

Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo, vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Jehová. Isaías 66:23 Isaías 66:22-24 (en Contexto)

Así ha dicho Jehová: Guardaos por vuestra vida de llevar carga en el día de reposo, y de meterla por las puertas de Jerusalén. Jeremías 17:21 Jeremías 17:20-22 (en Contexto) 

Y les di también mis días de reposo, para que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico. Ezequiel 20:12 Ezequiel 20:11-13 (en Contexto)

y santificad mis días de reposo, y sean por señal entre mí y vosotros, para que sepáis que yo soy Jehová vuestro Dios. Ezequiel 20:20 Ezequiel 20:19-21 (en Contexto) 

 

¿Jesús es Señor del sábado o es el sábado el día del Señor?

porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo. Mateo 12:8

Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo. Marcos 2:28

Y les decía: El Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo. Lucas 6:5

 

¿El sábado era sólo para los judíos?

Porque así dijo Jehová: “A los eunucos que guarden mis sábados,  que escojan lo que yo quiero y abracen mi pacto, yo les daré lugar en mi casa y dentro de mis muros,  y un nombre mejor que el de hijos e hijas.  Les daré un nombre permanente, que nunca será olvidado. Y a los hijos de los extranjeros que sigan a Jehová para servirle,  que amen el nombre de Jehová para ser sus siervos;  a todos los que guarden el sábado para no profanarlo,  y abracen mi pacto, yo los llevaré a mi santo monte y los recrearé en mi casa de oración;  sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptados sobre mi altar,  porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos” Isaías 56: 4-7

 

¿Hay obligación de guardar el sábado en la actualidad?

Otro caso: Hay quienes dan más importancia a un día que a otro, y hay quienes creen que todos los días son iguales. Cada uno debe estar convencido de lo que cree. El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios. Romanos 14: 4-6

¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos,  a los cuales os queréis volver a esclavizar? Guardáis los días,  los meses,  los tiempos y los años. Temo que mi trabajo en vuestro medio haya sido en vano. Gálatas 4: 9-11

…el cual asimismo nos capacitó para ser ministros de un nuevo pacto, no de la letra,  sino del Espíritu,  porque la letra mata,  pero el Espíritu da vida.

Si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria,  tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés  a causa del resplandor de su rostro,  el cual desaparecería, ¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del Espíritu?

Si el ministerio de condenación fue con gloria,  mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación, porque aun lo que fue glorioso,  no es glorioso en este respecto,  en comparación con la gloria más eminente.

Si lo que perece tuvo gloria,  mucho más glorioso será lo que permanece.

Así que,  teniendo tal esperanza,  actuamos con mucha franqueza, y no como Moisés,  que ponía un velo sobre su rostro para que los hijos de Israel no fijaran la vista en el fin de aquello que había de desaparecer.

Pero el entendimiento de ellos se embotó,  porque hasta el día de hoy,  cuando leen el antiguo pacto,  les queda el mismo velo sin descorrer,  el cual por Cristo es quitado.

Y aun hasta el día de hoy,  cuando se lee a Moisés,  el velo está puesto sobre el corazón de ellos. Pero cuando se conviertan al Señor,  el velo será quitado.

 El Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor,  allí hay libertad 2 Corintios 3: 6-17

También tenían que ofrecer todos los holocaustos a Jehová los sábados, lunas nuevas y fiestas solemnes, continuamente delante de Jehová, según su número y de acuerdo con su rito. 1 Crónicas 23:31 1 Crónicas 23:30-32 (en Contexto)

Por tanto, nadie os critique en asuntos de comida o de bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o sábados. Colosenses 2:16 Colosenses 2:15-17 (en Contexto)

 

¿Qué dice la Biblia del domingo? ¿Ordena la Biblia observarlo?

Sólo hay ocho referencias al domingo en el Nuevo Testamento.

1.         Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. Mateo 28:1 Mateo 28:1-3 (en Contexto)

2.         Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol. Marcos 16:2 Marcos 16:1-3 (en Contexto)

3.         Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios. Marcos 16:9 Marcos 16:8-10 (en Contexto)

4.         El primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las especias aromáticas que habían preparado, y algunas otras mujeres con ellas. Lucas 24:1 Lucas 24:1-3 (en Contexto)

5.         El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro. Juan 20:1 Juan 20:1-3 (en Contexto)

6.         Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. Juan 20:19 Juan 20:18-20 (en Contexto)

7.  El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche. Hechos 20:7 Hechos 20:6-8 (en Contexto)

8.         Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. 1 Corintios 16:2  1 Corintios 16:1-3 (en Contexto)

 

¿En qué día de la semana se reunía la iglesia primitiva?

Todos los días se reunían en el templo, y en las casas partían el pan y comían juntos con alegría y sencillez de corazón. Hechos 2: 46

Cuando Pablo y sus compañeros salieron de la sinagoga, les pidieron que al siguiente sábado les hablaran también de estas cosas. Una vez terminada la reunión en la sinagoga, muchos de los judíos y de los que se habían convertido al judaísmo siguieron a Pablo y Bernabé. Y ellos les aconsejaron que permanecieran firmes en el llamamiento que habían recibido por amor de Dios. El sábado de la semana siguiente, casi toda la ciudad se reunió para oir el mensaje del Señor. Hechos 13: 42-44

El sábado salimos a las afueras de la ciudad, junto al río, donde pensamos que había un lugar de oración de los judíos. Nos sentamos y hablamos del evangelio a las mujeres que se habían reunido. Hechos 16: 13

En su viaje, Pablo y Silas pasaron por Anfípolis y Apolonia, y luego llegaron a Tesalónica, donde los judíos tenían una sinagoga. Pablo, según su costumbre, fue a la sinagoga, y cada sábado, durante tres semanas seguidas, discutió con ellos, basándose en las Escrituras. Les explicaba que el Mesías tenía que morir, y que después de muerto tenía que resucitar. Hechos 17: 1-3

Por eso discutía en la sinagoga con los judíos y con otros que adoraban a Dios, y cada día discutía igualmente en la plaza con los que allí se reunían. Hechos 17: 17

Y cada sábado Pablo iba a la sinagoga, donde hablaba y trataba de convencer tanto a los judíos como a los no judíos. Hechos 18: 4

Durante tres meses, Pablo estuvo yendo a la sinagoga, donde anunciaba el mensaje sin ningún temor, y hablaba y trataba de convencer a la gente acerca del reino de Dios. Pero algunos, tercamente, no quisieron creer, sino que delante de la gente hablaban mal del Nuevo Camino. Entonces Pablo se apartó de ellos y llevó a los creyentes a la escuela de un tal Tirano. Allí hablaba todos los días, y así lo hizo durante dos años, de modo que todos los que vivían en la provincia de Asia, tanto los judíos como los que no lo eran, oyeron el mensaje del Señor.  . Hechos 19: 8-10

El primer día de la semana nos reunimos para partir el pan, y Pablo estuvo hablando a los creyentes. Como tenía que salir al día siguiente, prolongó su discurso hasta la medianoche. Hechos 20: 7 (Nota: el día judío comienza a la puesta del sol por lo que según el tiempo moderno esta reunión se efectuó la noche del sábado por eso se alargó el discurso hasta la medianoche).

 

¿Qué día habremos de guardar? ¿Es malo guardar el sábado? ¿Es malo no observarlo?

¿Quién eres tú para criticar al servidor de otro? Si queda bien o queda mal, es asunto de su propio amo. Pero quedará bien, porque el Señor tiene poder para hacerlo quedar bien. Otro caso: Hay quienes dan más importancia a un día que a otro, y hay quienes creen que todos los días son iguales. Cada uno debe estar convencido de lo que cree. El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios. Romanos 14: 4-6

 

¿Cuál es el reposo del cristiano?

El efecto de la justicia será la paz y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre. Isaías 32:17 Isaías 32:16-18 (en Contexto)

Temamos por tanto nosotros, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.

Porque así como a ellos, también a nosotros se nos ha predicado la buena nueva; pero no les benefició la palabra de la predicación, por no ir acompañada de la fe por parte de los que la habían oído.

Pero los que hemos creído entramos en el reposo, como ha dicho: Como juré en mi ira, No entrarán en mi reposo, (aunque Sus obras fueron acabadas desde la fundación del mundo).

Porque así dijo en algún lugar respecto al séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día.

Y otra vez en este lugar: No entrarán en mi reposo.

Por tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y los que antes oyeron las buenas nuevas no entraron a causa de su desobediencia), de nuevo fija un día: Hoy, diciendo por medio de David, después de tanto tiempo, como queda dicho antes: Hoy, si oís su voz, No endurezcáis vuestros corazones.

Porque si Josué los hubiera hecho reposar, no hablaría después de estas cosas acerca de otro día.

Queda, por tanto, un reposo sabático para el pueblo de Dios.

Porque el que entró en su reposo, también él reposó de sus obras, como Dios de las suyas.

Procuremos pues entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en el mismo ejemplo de desobediencia. Hebreos 4: 1-11

Venid a mí todos los que estáis trabajados y agobiados, y Yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga. Mateo 11: 28-30

 

Concluimos que:

La evidencia contundente de las Escrituras indican que el día del Señor o día de Jehová es el día profético en el cual se llevará a cabo el juicio de Dios.

El sábado es el día de reposo.

No hay referencia bíblica alguna que mencione al sábado o al domingo como día del Señor.

No hay referencias ratificando el sábado como día de reposo para los cristianos.

No hay referencias declarando sagrado el primer día de la semana.

El reposo del cristiano es Cristo.

Hay libertad para guardar o no un día para Dios.

Los apóstoles se reunían en diferentes días según las circunstancias.

El Nuevo Testamento no toca como tema de importancia el día de reposo o del día de  reunión de la iglesia y no establece patrones en ese aspecto.

Investigación realizada con la ayuda de Biblegateway.

Publicado en Doctrina bíblica | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario